Haciendo cola en un estanco para exportar jamones

Haciendo cola en un estanco para exportar jamones

La odisea de exportar jamón a Hong Kong

En un momento en que la exportación es lo único que nos salvará de la crisis por la caída brutal del consumo interno, en pleno siglo XXI nos vimos haciendo cola en un estanco para comprar sellos para un documento oficial, compulsando las escrituras de nuestra empresa en el notario y mandando mensajeros arriba y abajo. Todo para poder enviar un jamón a Hong Kong; “Marca España” a cascoporro.

La odisea ha sido total: formularios que no funcionaban, documentos oficiales indicando como obligatorios trámites que al final no lo eran, gestiones que en unos casos sólo se podían hacer por correo convencional y en otros casos en persona, y hasta un bloqueo por parte de la empresa de transporte.

En este artículo explicaremos, con un poco de humor para hacerlo más llevadero, cómo hemos conseguido enviar un jamón a Hong Kong de una forma completamente legal. Sinceramente, pensábamos que sería mucho más fácil, siendo España el primer productor mundial de jamón curado. Pero muy pronto nos encontramos un obstáculo insalvable y todo apuntaba a que no lo conseguiríamos. Ningún organismo público de apoyo a la exportación nos pudo ayudar y al final la solución vino de la mano de un programa de Google de ayuda a la exportación. ¡Flipante!

Propósito de Año Nuevo: “Vender jamón en Hong Kong”

En enero de 2013 decidimos probar a vender jamón por Internet en Hong Kong y enviarlo directamente desde España, sin tener que pasar por importadores o distribuidores locales ni ningún tipo de intermediario.

Básicamente, la pregunta del millón que necesitábamos resolver era:

¿Se puede mandar un jamón a Hong Kong? Si es que sí, ¿qué documentación debemos adjuntar en el paquete, dónde podemos conseguir cada documento requerido, y cómo debemos empaquetarlo?

Investigamos un poco y en la web del ICEX encontramos un informe gratuito sobre el mercado del jamón en Hong Kong que indicaba que en efecto se puede exportar jamón español a Hong Kong (de hecho, marcas como Cinco Jotas y Joselito ya están en varias tiendas) y también los requisitos legales y sanitarios necesarios para su importación.

En concreto, se indica que se necesita un certificado sanitario conocido como “Sábana” que debe solicitarse al CEXGAN del Ministerio de Agricultura. Un veterinario amigo nuestro nos explicó que este certificado cuesta unos 40 € por envío (ya sea de 1 o 200 jamones) e incluye una inspección del veterinario. Este certificado, pensado para mayoristas, hace inviable la venta al por menor de IberGour. Decidimos preguntar directamente a los organismos oficiales si había alternativas y aquí empezó la odisea.

Buscando ayuda en organismos públicos

Primero probamos con el ICEX. La primera en la frente: para poder acceder al formulario de contacto de la web del ICEX, antes hay que registrarse. Una vez registrados, resultó que el formulario de contacto no funcionaba (“Ha ocurrido un error en el envío de su consulta, por favor inténtelo de nuevo más tarde”). Tendrían que haber dicho “inténtelo de nuevo mucho más tarde”, porque al cabo de unas horas seguía igual.

Por teléfono no nos dijeron nada que no supiéramos ya y nos insistieron en la necesidad de obtener el certificado sanitario. Bueno, sí, también nos dijeron que lleváramos cuidado con la lluvia tropical de Hong Kong, pero como nuestros jamones son de cerdo, no de gremlin, y van bien empaquetados y protegidos, no nos preocupó.

Después probamos con ACCIÓ, dependiente de la Generalitat de Catalunya. El formulario de contacto de ACCIÓ sí funcionó (o eso pensábamos, porque incluso nos devolvió un nº de referencia). Al cabo de varios días sin respuesta llamamos por teléfono y nos dijeron que no les constaba la consulta. Sin embargo nos indicaron que los temas técnicos referentes a exportación los llevaba el ICEX, y que ellos daban un soporte de tipo comercial (análisis de mercados, búsqueda de importadores, etc.). Nos alegramos de que no existieran duplicidades entre las administraciones, aunque hubiera estado bien indicarlo claramente en su página web para no hacernos perder el tiempo.

Conclusión: todo apuntaba a que no venderíamos jamón en Hong Kong, ya que hacerlo pasaba por tramitar para cada envío un certificado sanitario cuyos coste y forma de obtenerlo era inviables.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida

Por aquellas casualidades de la vida, a finales de enero Google nos había invitado a participar en un programa piloto de ayuda a la exportación para PyMEs que organizaban con la colaboración de Esade, DHL, el ICEX y otros organismos y empresas, donde dispondríamos de asesoramiento experto gratuito en varias áreas: logística, trámites aduaneros, fiscalidad, etc. Decidimos hacer un último intento y nos apuntamos.

Le explicamos toda la historia al responsable de DHL (empresa de transporte) y éste se informó con dos expertos en aduanas de su compañía, uno de Barcelona y otro de Hong Kong. Nos dijeron que el jamón debería ir envasado al vacío por exigencias internas de DHL y porque de lo contrario las autoridades hongkonesas nos exigirían tener una licencia de importación para dejar entrar el jamón.

Respecto al dichoso certificado sanitario nos dijeron que creían que no sería necesario si todo iba bien etiquetado y la información sobre el producto estaba bien detallada. Para asegurarnos, nos recomendaron que contactásemos con el Servicio de Inspección de Sanidad Animal de Barcelona, que es donde trabajan los veterinarios del Ministerio de Agricultura que gestionan los certificados sanitarios de todas las exportaciones e importaciones que pasan por la aduana, para que nos dijeran si era o no necesario.

La respuesta fue que para importar jamón en Hong Kong ellos sólo emitían un documento llamado Solicitud de No Intervención, que es una especie de salvoconducto para sacar el producto de España y por el que no te cobran nada. Nos comentaron también que lo normal era que las autoridades del país de destino no exigieran certificación alguna. No nos lo podían asegurar porque para el jamón curado no hay ningún acuerdo oficial entre los dos países.

Así pues, tanto DHL como los veterinarios de la aduana española nos abrieron una puerta a la esperanza: si al final sólo necesitábamos esta Solicitud de No Intervención en lugar del Certificado de Sanidad se nos simplificarían mucho las cosas.

Para terminar de animarnos, encontramos un enlace a un documento (NotainformativaHongKong.pdf, ya no disponible online) en la web del Ministerio de Agricultura cuyo título hacía referencia a la exportación de carne congelada a Hong Kong, pero que en su última página hablaba del jamón curado (vaya un crack el que pone los nombres). Decía que Hong Kong recomendaba que la autoridad competente del país de origen certificase la aptitud para el consumo. Es decir: el certificado sanitario no era algo OBLIGATORIO tal y como indicaba el informe del ICEX, sino que era sólo una RECOMENDACIÓN.

¡EUREKA!

Llegados a este punto, decidimos liarnos la manta a la cabeza y hacer la prueba. Intentaríamos conseguir la esperanzadora “solicitud de no intervención” y veríamos si las autoridades hongkonesas se daban por satisfechas.

El tema de cómo conseguimos envasar un jamón entero al vacío (que parece obvio pero no lo es) lo dejamos para los realmente curiosos, en el anexo.

Cola en un estanco para la Solicitud de No Intervención, y luego a esperar una semanita

El Documento de No Intervención lo emite el Servicio de Inspección de Sanidad Animal. Tienen sólo dos horas al día de atención al usuario por teléfono: una a primera hora de la mañana y otra a mediodía. Como nos pongamos unas cuantas PyMEs a hacer feliz al Gobierno multiplicando nuestras exportaciones les tumbamos en dos días.

Preguntamos en este organismo cómo conseguir este documento y nos dijeron que debía hacerse a través de una aplicación. Ya nos veíamos teniendo que instalar un software para Windows en la única máquina de IberGour que no corre con Linux, la que tenemos en un rincón, con el software de contabilidad y alguna cosa más de cuyo nombre no quiero acordarme, y que también usamos para hacer algunos trámites legales que sólo funcionan con Internet Explorer, a pesar de que se estima que sólo un tercio de los usuarios usa IE. Por suerte, la aplicación resultó ser una web que funcionaba bien con Firefox y Chrome.

Nos pasaron el enlace a la aplicación y vimos que para poder acceder a ella necesitábamos unas “claves de acceso” (o sea: usuario y contraseña). Para obtenerlas te piden el oro y el moro, y además hay que mandarlo todo POR CORREO CONVENCIONAL a la Subdirección General de Acuerdos Sanitarios y Control de Frontera, en Madrid:

  • Copia compulsada de las escrituras en la que se viera que el solicitante figuraba como administrador.
  • En caso de que el solicitante no fuese administrador de la sociedad, se requiere un poder notarial.
  • Formulario de solicitud.

Es en estos momentos, cuando a media mañana te encuentras en un estanco haciendo cola para comprar un sello, que te preguntas para qué creerán que sirven los Certificados Digitales. Sin contar el tiempo perdido en llamadas y rellenando formularios, te sale el registro por 30 €:

  • Mandar un mensajero al notario: 6 €
  • Compulsa de las escrituras: 21 €
  • Sobres y sellos: 3 €

En fin, siempre podremos ganar competitividad bajando salarios…

Pasó una semana hasta que nos llegaron las claves por email. Nos pusimos a rellenar la Solicitud de no Intervención con mucho cuidado, leyéndonos toda la información varias veces (tiene tela la aplicación, como explicamos en el anexo). Le dimos al botón y nos apareció una página de confirmación con un número de solicitud. También nos llegó un mail de confirmación. Todo tenía una pinta estupenda.

Lo más alucinante es que una vez hecho el trámite online tienes que ir EN PERSONA, primero a entregar los documentos originales y después a recoger el documento que necesitas adjuntar para la aduana, y en caso de que haya algún problema no te avisan ni por teléfono ni por email. En total pierdes 2 días y te gastas 15 € en mensajeros (a no ser que te guste ir de paseo al Puerto de Barcelona).

Como pasaron algunos días sin obtener respuesta, llamamos al Servicio de Inspección de Sanidad Animal. Nos dijeron que había una incidencia y no se iba a emitir el documento hasta que se subsanara. De esto no te avisan directamente, sino que se publica en una página de acceso público de la web del Puerto de Barcelona, donde puedes ver las incidencias de otros exportadores: que si fulanito, que manda alfalfa a Qatar, no ha aportado una muestra, que si menganito se ha olvidado unos precintos en las pancetas que van a Japón… Total, que si te pasas del plazo que te dan para corregir el problema tienes que hacer una nueva solicitud (cosa que nos pasó a nosotros, como era de esperar).

A la segunda fue la vencida y conseguimos el documento.

Envío a Hong Kong (con susto incluido) y conclusiones

Cogimos una caja de cartón y metimos lo siguiente (en el anexo se detalla qué es cada cosa):

  • Jamón envasado al vacío
  • Albarán
  • Factura
  • Albarán de transporte
  • Documento de No Intervención
  • Documento explicativo del producto
  • DUA (Documento Único Administrativo)

El chófer se llevó el paquete un día de julio por la tarde. La suerte estaba echada.

Cuando al día siguiente, a eso de las 8 de la mañana, accedimos a la página de seguimiento de paquetes de DHL y vimos que el paquete nos iba a ser devuelto sin ni tan siquiera salir de España, nos quedamos de pasta de boniato.

El mensaje decía “Devuelto al Remitente/Origen”. Por lo visto, y a pesar de que varios responsables comerciales de DHL estaban al tanto de la novedosa operación, el administrativo que gestionó nuestro paquete estaba convencido de que faltaba un documento y decidió, sin avisar a nadie, retornarnos el paquete. A esto se le llama tener iniciativa.

Conseguimos pararlo a tiempo y, aunque con un día de retraso, el jamón partió finalmente en avión hacia Hong Kong. En dos días estuvo entregado. Intentamos llorar un poco, porque nos parecía que el momento lo requería, pero no hubo manera. Lo dejamos en unos abrazos.

En resumidas cuentas, de esta experiencia hemos sacado tres cosas en claro:

  1. No te puedes fiar al 100% de lo que publican o te dicen desde las instituciones, el transportista o cualquier otro. Ellos creen que no se juegan el futuro con tu aventura y casi seguro que no se lo van a currar lo suficiente. Tienes que seguir tu instinto, tener fe en tus posibilidades y, sobre todo, perseverar.
  2. Por pocas esperanzas que tengas, haz la prueba si no te sale demasiado caro.
  3. Si las PyMEs y su capacidad de exportación son cruciales para que España salga de la crisis, lo llevamos claro. Ojalá que haber explicado nuestra experiencia sirva de algo. Seguro que a más de uno le resultará más útil que las recientes reformas del Gobierno.

Caja de transporte del jamónCaja con el jamón en Hong Kong, con una dedicatoria en chino del agente de aduanas de Hong Kong.

– – – – – – – – – – – – – – –

Anexo (sólo para masoquistas)

1. Resumen: Enviar un jamón a Hong Kong, paso a paso

Estos son los pasos que hemos seguido:

  • Averiguar si el producto se puede exportar al país de destino, y recopilar y leer tanta documentación como sea posible acerca de este tema. Hay muchas fuentes: ICEX, Ministerio de Agricultura, Consejerías de varias Comunidades Autónomas… Incluso la Unión Europea y países miembros con productos similares (Francia, Italia) suelen tener información interesante.
    Para otros productos o destinos, es importante averiguar si existe algún acuerdo específico para dicho producto (en España estos acuerdos tienen el código ASE-XXX), porque en estos casos se reduce enormemente la incertidumbre.
  • Analizar los diferentes programas de ayuda a la exportación, por si alguno nos podía interesar.
  • Solicitar al ICEX, al Ministerio de Agricultura y al transportista qué documentos necesitábamos y dónde se podían conseguir.
  • Cerrar el contrato de transporte, con condiciones y tarifas, con una empresa que permita el envío de este tipo de productos.
  • Disponer de los sobres transparentes que irán pegados en el exterior del paquete, donde meteremos toda la documentación.
  • Pedir presupuestos de envasadoras al vacío para jamones enteros.
  • Conseguir que un proveedor nos sirviera el jamón envasado al vacío.
  • Preparar una factura o factura pro forma.
  • Preparar un documento explicativo del producto.
  • Darse de alta en el CEXGAN (ver el punto 4 de este anexo).
  • Solicitar el Documento de No Intervención en el CEXGAN, e ir a recogerlo.
  • Solicitar la recogida al transportista e imprimir el albarán de transporte.
  • Coger una caja de cartón y meter todo esto:
    • Jamón envasado al vacío
    • Albarán de IberGour.com
      En castellano, dentro de la caja (con el jamón). Es un documento para el cliente, con la relación de productos incluidos.
    • Factura de IberGour.com
      En castellano e inglés (no una versión por idioma, sino que en el mismo documento están todos los datos en ambos idiomas). Hay que poner 3 copias, fuera de la caja, en un sobre transparente que proporciona el transportista.
      No sirve el formato de factura típico. No sólo por el idioma, sino porque hay que incluir varios conceptos específicos del comercio internacional. En el punto siguiente del anexo lo explicamos con más detalle porque tiene su miga.
    • Albarán de transporte
      En inglés. Hay que poner 3 copias, fuera de la caja, en el sobre transparente. Cada transportista tiene su modelo y hay que pedírselo o cumplimentarlo a través de su página web e imprimirlo. No tiene mucha complicación; básicamente se indican los datos del destinatario y de quien lo envía.
    • Documento de No Intervención
      Lo emiten en castellano, porque sólo sirve para que la aduana española deje salir el paquete. Va fuera de la caja, en el sobre transparente.
    • Documento explicativo del producto
      En inglés. Pusimos una copia fuera de la caja, en el sobre transparente, y otra dentro de la caja con el jamón. Este documento no es obligatorio, pero siguiendo los consejos de DHL quisimos dejar muy claro y en inglés de qué producto se trataba y aportamos toda la información de la que disponíamos: descripción del producto, datos de contacto del fabricante y de IberGour, ingredientes, fecha de consumo preferente, número de registro sanitario del fabricante, identificación del jamón para su trazabilidad e instrucciones para su almacenamiento y consumo.
    • DUA
      En castellano e inglés (lo prepara y adjunta el transportista), así que cuando recogen el paquete en tu almacén todavía no está, lo meten ellos luego en sus instalaciones. También lo puedes preparar tú y ahorrarte un dinerito, pero para probar, mejor que lo hagan ellos (ver el punto 5 de este anexo).

2. Preparación de factura (o pro forma) para operaciones extracomunitarias

La factura es uno de los documentos más importantes junto con el DUA. De hecho, el DUA, que es lo que más se miran en la aduana, estará mejor o peor elaborado en función de nuestra factura y de la pericia del administrativo responsable (recordemos que el DUA lo elabora el transportista o la asesoría en comercio exterior).

Nos basamos en un modelo que nos pasó el transportista, ligeramente tuneado tras ver varios ejemplos en internet. A diferencia de una factura normal, esta tiene que ser bilingüe (español – inglés). Es decir, que donde normalmente dices “Nº Factura”, ahora tienes que poner “Invoice Number | Nº Factura”. Nada complicado si eres de los que tiene que saber inglés para trabajar, no como aquel que decía “It’s very difficult todo esto y se quedaba tan pancho.

Hay que añadir algunos conceptos nuevos como:

  • Tipo de exportación: en nuestro caso es “Definitiva”, porque el jamón se quedará en Hong Kong hasta el fin de sus días, pero hay quien manda un producto a un país para que le añadan algo y luego lo envían a otro destino, y esto tiene un tratamiento aduanero diferente.
  • Razón por la que exportas el producto: en nuesto caso es “Venta”, pero pueden ser muestras, etc.
  • Moneda: Euro.
  • Incoterm: sirve para indicarle a la aduana quién se hace cargo de los aranceles y otros gastos asociados a la importación (seguro, despacho de aduanas, etc.). En nuestro caso es “DAP” (el vendedor se hace cargo de todos los costes, incluidos el transporte principal y el seguro, pero no de los costes asociados a la importación como los aranceles, que se los cobrarán a la persona que recibe el jamón).

Por último, cada producto debe tener especificado su peso, precio, nº de unidades y la partida arancelaria. La partida arancelaria es un código internacional que identifica a un grupo de productos. Por ejemplo, el 021011 son jamones y paletas curados con hueso. Se pueden cosultar en la Base de Datos del TARIC de la Unión Europea, pero recomendamos preguntárselo al propio fabricante porque es algo que seguro que tienen muy por la mano. Este código se usa para que la autoridad local sepa qué aranceles cargar y qué documentación exigir.

3. Cómo envasar un jamón al vacío para enviarlo a Hong Kong

Los jamones ibéricos son más alargados que los serranos y pueden llegar a medir más de 1 metro. Así pues, lo habitual es usar envasadoras de grandes dimensiones.

Encontramos dos tipos de envasadoras: las buenas y las de juguete. Las envasadoras buenas rondan los 10.000 € – 12.000 € y parecen un sarcófago. Pones el jamón en su interior y en pocos segundos te lo envasa al vacío. Lástima que para una PyME que está sondeando un nuevo mercado sean un pelín caras. Las puedes financiar con un crédito ICO, pero el precio no cambia y si al final no la necesitas tendrás que malvenderla. Si tu suegra es de las que hace comida para 300, también la podrías aprovechar para hacer paquetitos con sobras y congelarlos. Así, dentro de 50 años, le puedes decir a tu pareja: “¿Qué, nos tomamos una paellita de las de antes?”.

Las otras son envasadoras de uso doméstico y hacen el vacío por un lado. Es decir, que metes el jamón en una bolsa especial y luego insertas la parte abierta de la bolsa en la máquina para que le extraiga el aire y la selle. Son más lentas y, según los profesionales consultados, no hacen un vacío tan potente (no quitan tanto aire), pero las encuentras desde 200 € en cualquier parte y servirían para cubrir el expediente.

4. Cómo solicitar un documento a través de la aplicación del CEXGAN (Comercio Exterior Ganadero)

Una vez te han dado de alta y tienes usuario y contraseña, entras en la aplicación (botón “Acceder”), seleccionas el país (Hong Kong), el tipo de mercancía (Productos de Origen Animal) y el producto (Carne y Productos Cárnicos de Porcino), y le das al botón “Buscar”. El primer resultado de la lista es precisamente el “Documento de No Intervención”, así que pincharemos en el primer icono que sale a la derecha para cumplimentar la solicitud.

Hay que intentar rellenar todos los campos posibles del formulario. Básicamente piden datos de la persona responsable, de la empresa y de lo que se exporta. Donde dice “Nº de Certificado/ Nº de documento comercial que ampara la exportación” nosotros pusimos el Nº de Factura: FACTURA XXXX (donde XXXX era el número de la factura). Y en el campo “Documentación aportada” hay que escribir “FACTURA XXXX” y debajo “CARTA DE COMPROMISO“.

La Carta de Compromiso es un documento en el que figura el nombre y la firma de la persona responsable de la exportación, que se compromete por escrito a entregar la documentación original adjuntada en la solicitud cuando vaya a recoger el documento definitivo. Sólo hay que adjuntarla la primera vez que se hace una solicitud, así que en las siguientes sólo habrá que escribir “FACTURA XXXX“.

Una vez rellenado el formulario hay que darle al botón “Adjuntar documentación”, buscar la carta de compromiso en nuestro ordenador y darle a “Adjuntar”. Puede descargarse un modelo de carta desde el formulario mismo, pinchando en el icono “W” que aparece a la derecha del texto “Modelo de Carta de compromiso” (qué intuitivo, ¿verdad?). Luego, en el campo “Otros”, pondremos FACTURA XXXX, buscaremos dicha factura en nuestro ordenador y luego pincharemos en “Adjuntar”. Todos estos documentos los enviamos en formato PDF.

Finalmente le damos al botón “Enviar” y la aplicación generará un número de solicitud que aparecerá en un comprobante que recomendamos imprimir y guardar como PDF, por si las moscas. Podremos consultar el estado de la solicitud pinchando en el botón “Histórico”. Si todo va bien, nos llegará un email confirmando que se ha emitido el documento. En tal caso, hay que ir en persona (o mandar a un mensajero) al PIF (Puesto de Inspección Fronterizo, donde están los veterinarios de Sanidad Animal), con los dos documentos originales adjuntados (factura y carta de compromiso), el comprobante de la solicitud, y con el número de solicitud escrito claramente en el sobre. Allí le darán al mensajero el ansiado documento que deberemos añadir al resto de papeles que acompañarán al jamón.

En caso de incidencia (errores en los documentos, un fichero adjunto que no les ha llegado, etc.), cada PIF tiene su sistema de comunicación. El PIF de Barcelona, por ejemplo, las publicaba en su página web, pero no te avisaban ni por mail ni de ninguna otra forma: se suponía que te ibas mirando periódicamente esa página a ver si tu solicitud tenía algún problema. De esto no te enteras hasta que te pasa una vez y llamas preguntando por el documento. A nosotros nos pasó la primera vez. Por lo visto no adjuntamos correctamente uno de los ficheros, y como no nos enteramos de la incidencia, al cabo de unos días caducó la solicitud. La verdad es que el formulario del CEXGAN no es nada claro. Como de costumbre, está pensado para usuarios que lo utilizan con frecuencia, y nosotros no entendimos cómo se debía adjuntar el dichoso fichero. Así pues, recomendamos estar muy encima durante las horas siguientes a la solicitud y llamar al PIF correspondiente para saber cómo informan de las incidencias.

5. Documentación típica para exportaciones de alimentos

Cuando un paquete va a salir del espacio europeo de libre circulación, tiene que cruzar la aduana española y la del país de destino. Como cualquier transportista internacional os dirá, en estos casos las autoridades aduaneras exigen el albarán de transporte, la factura (por triplicado) y un documento llamado DUA (Documento Único Administrativo), que por lo general elabora el propio transportista (te cobran entre 20 € y 30 € aprox., dependiendo del transportista). Es un impreso parecido a una factura, en el que constan los productos enviados, las cantidades y los importes, así como los datos del exportador y del destinatario, y que la aduana destino usa para calcular los aranceles que hay que cobrar (impuestos de entrada) y elaborar estadísticas. Todos estos papeles deben ir en un sobre de plástico transparente pegado en el exterior de la caja. El mismo transportista te los puede facilitar (es de lo poco que puedes conseguir gratis).

Con el albarán, la factura y el DUA es suficiente para gran parte de los productos, pero hay excepciones. Para los productos de origen animal, como el jamón, suelen requerirse además certificados sanitarios que garanticen que están en condiciones para su consumo. Se puede consultar al ICEX qué requisitos especiales se necesitan para cada producto.

6. Principales programas gubernamentales de ayuda a la exportación (en Barcelona)

Tanto el ICEX (Gobierno de España) como ACCIÓ (Generalitat de Catalunya) disponen de programas subvencionados para ayudar a exportar (ICEX Next y Iniciació a l’Exportació respectivamente).

Ofrecen unos servicios similares, así que lo más recomendable en caso de disponer de presupuesto es elegir el que tenga más experiencia en el producto a exportar, el país de destino, o el trámite que más os preocupe. Tampoco está de más consultar precios y servicios de alguna asesoría privada en comercio exterior. Puede que salga más barato y rápido que un programa oficial, a pesar de estar subvencionado.

Nosotros no nos inscribimos en ninguno de ellos, por el alto coste que tiene para la empresa (PyME o micro-PyME) y porque el éxito no está garantizado. Además, como en nuestra vida anterior fuimos consultores, recelamos de términos como “asesoramiento experto” cuando no van acompañados de nombres, apellidos y currículums.

Programa ICEX Next

  • Coste para la empresa: 1,200 € mínimo (es para llevar a cabo un asesoría de 60 horas inicial obligatoria cuyo coste real es de 2,400 € y de la que subvencionan el 50%)
  • En total se estima que la empresa se gastará unos 12,400 €, a los que el ICEX añadirá un máximo de 12,700 €. Esto incluye la asesoría obligatoria inicial, una asesoría extra voluntaria, y gastos varios de personal y promoción.

Programa Iniciació a l’Exportació

  • Coste para la empresa: 4,800 € (el coste real son 12,000 €, pero tiene una subvención del 60%), más 50 € que hay que abonar para asistir a una jornada inicial obligatoria de 5 horas. De todas formas, el día que lo consulté, a mediados de 2013, en el calendario decía “Actualment no hi ha cap jornada disponible i/o amb places”. Se supone que en 2013 se tienen que organizar 200 sesiones, de no más de 20 personas, repartidas por todo el territorio catalán.
  • Ofrecen 75 horas de asesoramiento especializado prestadas por expertos en internacionalización y estrategia digital para desarrollar un plan de promoción y marketing digital internacional. También incluye 600 horas de dedicación de un técnico en comercio exterior que colaboraría en la ejecución del plan de internacionalización.
Haciendo cola en un estanco para exportar jamones
5 (de 11 votos)

6 opiniones en “Haciendo cola en un estanco para exportar jamones”

  1. Pingback: Anónimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *