Ley para frenar el deterioro de las dehesas

Contra el cambio climático poco se puede hacer desde una consejería autonómica, pero este no es el único enemigo de las dehesas. El envejecimiento del arbolado y la despoblación son las otras dos grandes amenazas de este ecosistema tan peculiar. Para evitar su deterioro, la nueva ley pretende ayudar a quien decida convertir la dehesa en su medio de vida, ya sea aprovechando su potencial turístico, para el pastoreo de ganado (cerdos pata negra, ovejas y vacas) o para obtener corcho. La producción de vino de calidad está en máximos históricos y el corcho natural todavía es el mejor material para que los vinos envejezcan de forma óptima.